Con esta maravillosa guía ilustrada pretendemos que todo el mundo comprenda mejor los múltiples conceptos de orientaciones sexuales, identidades sexuales e identidades de género que se encuentran fuera de la cisheteronormatividad a la que estamos acostumbrades.

 

¡Esperamos que os guste!

HOMOSEXUALIDAD

 

 

Las muestras de orgullo se concentraron en torno al 28 de junio en homenaje a los conocidos como 'disturbios de Stonewall', en 1969, que fueron el claro comienzo del movimiento internacional por la defensa de los derechos de los homosexuales.

 

En el bar Stonewall Inn, del barrio de Greenwich Village, en Nueva York, gran parte de la clientela era homosexual, aunque se reunía con discreción, ya que la homosexualidad era penalizada. La Policía decidió ese día realizar una redada en el local, que acabó con muchos de ellos siendo detenidos y llevados a prisión. Como respuesta espontánea se convocó una protesta tras otra, durante varios días, hasta que un año después la pequeña protesta frente al bar se transformó en la primera manifestación del orgullo gay de la historia.

 

La bandera arcoíris fue popularizada en 1978 como símbolo del orgullo gay por su creador, Gilbert Baker, ondeándose por primera vez en San Francisco.

 

En España, se celebró la primera marcha de liberación homosexual después de casi cuatro décadas de dictadura. El recién nacido Frente de Liberación Gay de Cataluña (FAGC) la convocaba el 26 de junio de 1977 en Barcelona a la que asistían cerca de 5.000 personas, lideradas por un grupo de travestis. Franco no estaba, pero la marcha, que discurría por las Ramblas, fue duramente reprimida por la Policía.

 

Un año después, el escenario se trasladó a la capital y a otras ciudades a propósito del Día de la Liberación Homosexual, aunque hoy en día se incluyen en el movimiento otras identidades sexuales, de género y orientaciones sexuales no incluidas en la cisheteronormatividad.

MOVIMIENTO LÉSBICO

 

 

Teniendo en cuenta el rol que el hombre ha ocupado históricamente, el lesbianismo ha sido menos difundido públicamente que la homosexualidad masculina. Lillian Faderman asegura que, hasta fines del siglo XIX, la sociedad no solo toleraba, sino que fomentaba el amor entre mujeres (lo que entonces se conocía como "amistad romántica") a menos que esa relación pasara a un plano sexual o alguna de ellas intentara usurpar el rol masculino.

 

La palabra "lesbiana" no existía en los medios hasta principio de los años setenta y se instituyó en 1975, durante la conferencia del Año Internacional de la Mujer, por influencia feminista. El lesbianismo feminista surge conjuntamente con la revolución del pensamiento político a nivel internacional durante el cual se comenzaba a gestar el hippismo, la liberación sexual, el ecologismo, el pacifismo y el antirracismo.

 

En estos últimos años, se ha utilizado el labrys, hacha de doble hoja, para representar a la cultura lésbica. Una teoría sugiere que su empleo se remonta al uso que las guerreras amazonas le dieron en sus batallas.

HERMANDAD OSUNA

 

 

Los osos son una categoría muy definida dentro del colectivo gay, exhiben una actitud masculina, y generalmente rehúyen del estereotipo de homosexual afeminado. 

 

En la comunidad de los osos no todos cumplen con la definición de oso en todos sus términos; incluso algunos no poseen ninguno de sus rasgos físicos y simplemente se sienten atraídos por ellos y se identifican con su comunidad.

 

PANSEXUALIDAD, BISEXUALIDAD Y POLISEXUALIDAD

 

 

En la pansexualidad no juega un papel esencial el género, es decir, el conjunto de roles, actitudes y comportamientos que se consideran masculinos o femeninos. Las personas pansexuales se pueden sentir atraídas hacia cualquier persona.

 

La bisexualidad es la atracción sexual, romántica o emocional hacia el propio género y el opuesto.

 

La polisexualidad entraría dentro de la pansexualidad, definiéndose como atracción sexual, emocional, o estética hacia personas de más de dos géneros y/o sexos, no necesariamente todos los sexos y/o géneros, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, al mismo nivel y con la misma intensidad.

TRANSEXUALIDAD

 

 

El hecho de ser una persona trangénero o transexual no tiene relación alguna con la orientación sexual, incluso la mayoría de las personas transexuales son heterosexuales.

 

En España se estima que hay más de 10.000 transexuales y en torno a 700 menores.

 

Hoy en día, la transexualidad es una situación para la mayoría de la sociedad muy desconocida y hay veces que algunos profesionales de la salud rechazan a las personas transexuales puesto que no tienen formación adecuada al respecto. De hecho, sigue siendo considerada una enfermedad por el Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales de la Asociación de Psiquiatría de Norte-América, con Disforia de Género. Sin embargo, diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos luchamos porque la transexualidad deje ser considerada una enfermedad por esas instancias, al igual como se hizo en el pasado con la homosexualidad.

GÉNERO NO BINARIO O GÉNERO QUEER

 

 

Estas identidades están fuera de la cisnormatividad, pudiendo manifestarse como un abanico de géneros alejados de los géneros binarios:

 

· Tercer género: identidad de género en la que la persona se percibe como neutro o una mezcla entre masculino y femenino.

 

· Bigénero: Persona cuya identidad de género se identifica como masculino y como femenino, alterando o no su percepción de género para adaptarse a las circunstancias sociales.

 

· Trigénero: Movilidad de un individuo como masculino, femenino y un tercer género, determinado por las circunstancias que presenta el contexto en el que el individuo se encuentre.

 

· Género fluido: El género fluido establece periodos de transición imprecisos y variables en los que se identifica como un género y otros periodos en los que se identifica como otro.

 

· Agénero: identidad en la que la persona no se identifica con ningún género, no se considera dentro de las estipulaciones de ninguno de los géneros, y al no identificarse o conformarse con el género asignado al nacer, ni con el equivalente opuesto a este, decide establecerse como una persona que no "se siente identificada" ni hombre ni mujer.

 

· Pangénero: Identidad en la que se ubican todas las identidades de una manera fija y no variable.

INTERSEXUALIDAD

 

 

Las personas intersexuales poseen características genéticas y fenotípicas propias de hombre y de mujer, en grado variable.

 

En 1988, María Patiño, la mejor vallista española de la época, no pudo competir con el equipo olímpico femenino español porque no pasó el control del sexo. Los exámenes revelaron que las células de Patiño tenían un cromosoma Y, que sus labios vaginales ocultaban unos testículos, y que, además, no tenía ni ovarios ni útero. De acuerdo con la definición del Comité Olímpico Internacional, no era una mujer, a pesar de que, ni en su físico, ni en su identidad, ni en su modo de vida había nada que indicara que no lo fuese. En consecuencia, le despojaron de sus títulos y de su licencia federativa para competir, su novio la dejó, la echaron de la residencia atlética nacional y se le revocó la beca. 

 

Este caso se trata de una condición congénita llamada Insensibilidad a los andrógenos, consistente en que, aunque María tuviera un cromosoma Y, y sus testículos produjeran testosterona de sobra, sus células no reconocían esta hormona masculinizante. Como resultado, su cuerpo nunca desarrolló rasgos masculinos. Tras años de una larga batalla legal, Patiño consiguió que estas pruebas de género se modificasen y finalmente pudo volver a competir en 1992, convirtiéndose así en la primera mujer que desafiaba el control de sexo para las atletas olímpicas.